Chatea con nosotros para suscribirte
Woman

VERUSCHKA VON LEHNDORFF: LA CONDESA DE LA LIBERTAD

Por Camila Lagos. - abril 16th, 2021

Eternamente libre y sorprendentemente alta, la supermodelo Vera o, mejor dicho, Veruschka Von Lehndorff ha conquistado al mundo de la moda, el arte y el cine desde su nacimiento en mayo de 1939. Con la primavera prusiana como testigo, la modelo forjó su carácter a temprana edad, pues cuando ella tenía cinco años, su padre, el conde Heinrich Graf Von Lehndorff fue ejecutado por ser parte de la resistencia alemana y por participar de la Operación Valquiria. Un momento que marcó la vida de la condesa que, hasta el fin de la Segunda Guerra, estuvo en un campo de concentración. Una vivencia que la ha llevado a vivir sin límites y según su propio criterio.

De acuerdo con Franco Rubartelli, fotógrafo y expareja de la supermodelo, ella “llevaba consigo los complejos de inferioridad de su niñez”, agregando que “encontró en el maquillaje la posibilidad de escaparse y transformarse”. Cambios y adaptaciones que convirtieron a Veruschka en la pionera del body painting mediante el make up y la pintura corporal. Una forma de expresión donde el mundo artístico, se fusiona con el real y en la que el ser modelo se convierte en “una extensión del arte de la dramatización”, explica Vera, quien dominó estas habilidades para conquistar el modelaje.

Descubierta a principios de la década de los 60 por el fotógrafo Ugo Mulas, se mudó a la ciudad que nunca duerme y la conquistó con sus brillantes ojos azules, su melena rubia y su cuerpo pintado de cebra, pantera o incluso, cubierto con mariposas. Dramatizaciones que la convirtieron en una de las primeras supermodelos y de las mejores pagadas de la industria. No obstante, su punto culmine llegó en 1966, cuando participó de la película “Blow Up” y con apenas tres palabras, se apropió del papel protagónico. “Here I am” fue la frase que la consagró como un icono fashion, del cine y la cultura popular. Una misiva que, acompañada de su magnífica y caucásica hermosura, la catapultó hasta la portada de las revistas de moda más destacadas.

“Sé que podría hacer muchas cosas, pero no me interesan” afirma Veruschka que, con un carácter imponente y una tenacidad asombrosa, siempre ha velado por su libertad, independencia y felicidad. Características que, sumadas a desencuentros con Grace Mirabella, la llevaron a alejarse del mundo del modelaje en 1975. Una actitud desafiante por parte de una condesa que es como el viento. Con casi 82 años y una mente vivaz, Vera sigue siendo un icono de la moda y el cine. Una supermodelo que se ha arraigado a su grades amores; el arte y los gatos. Una mujer que hace lo que quiere y que de vez en cuando, vuelve a las pasarelas para demostrar que la vida no tiene límites.

Share