Chatea con nosotros para suscribirte
Woman

LA BELLEZA INQUIETANTE DE DIOR FW21 EN EL PALACIO DE VERSALLES

Por Felicitas Jefferies. - marzo 10th, 2021

En esta ocasión, María Grazia Chiuri optó por darle un giro oscuro a los cuentos de hadas. Llamada Disturbing Beauty, la colección hace un guiño a los clásicos personajes de cuentos a través de sus looks: Caperucita Roja encarnada en elegantes vestidos rojos; y la Cenicienta y Bella, con los vestidos de fiesta arremolinados. Alicia en el País de las Maravillas se ve materializada con los vestidos de colegiala negros y cuello blanco, mientras que también se hace eco a El mago de Oz a través del par de zapatos rojos de tacón de rubí. Tampoco excluye al Soldado de Hojalata con sus referencias reflejadas en los abrigos de la guardia real.

Sin embargo, los cuentos de hada son solo un matiz de lo que es la colección completa. Los vestidos de colegiala oscuros, las faldas cortas y los vestidos mini de cuero están presentes en muchos de los looks. La diseñadora, a la vez, hace una sugerencia de una mujer moderna alejada de la “damisela en apuros” de los cuentos al incluir jeans, botas con cordones y gorros de aviador. Esta colección se basa entre el concepto de lo clásico y a la vez atemporal.

El escenario del desfile no se queda atrás, fue filmado en el Salón de los Espejos de Versalles, donde lo llenó de obras de la artista italiana Silvia Giambrone, con los espejos encerados que oscurecen el reflejo. El mensaje que ella busca transmitir es que “Ve la relación que tenemos con el espejo como una atracción, pero a la vez como una repulsión”. Lo cual es irónico, ya que Maria Grazia misma dijo que casi no tiene espejos en su casa: “Probablemente tengo uno y está detrás de la puerta de mi baño”. También dijo: “¿Puedes imaginarme a mi tomándome una foto en el espejo? ¡Imposible! Eso no pasa por mi mente, prefiero algo más real y simple. Pero probablemente soy de una generación diferente”. Contradictorio a lo que sucede en la actualidad, que consecuencia del confinamiento el narcisismo digital se ha acentuado más aún.

Cortesía de Dior

 

Share